La depresión es uno de los trastornos emocionales más común en el mundo, afectando a una gran parte de la población mundial y siendo una de las principales causas de incapacidad laboral. A pesar de provocar más de 800.000 suicidios al año, la mitad de las personas que la padecen no reciben tratamiento para la depresión. En muchas ocasiones se trata de la falta de recursos económicos para acceder a la ayuda psicológica para la depresión que necesitan y en otras, al estigma que aún muchas personas considera que es acudir al psicólogo, identificándolo como un médico para aquellas personas que están locas.

 

El tratamiento para la depresión ha demostrado ser efectivo, y dependiendo del tipo de trastorno que se tenga, deberá desarrollarse una manera concreta. Existen de forma general dos tipos de depresión, en función de la intensidad de los síntomas. La principal distinción se hará entre trastorno depresivo recurrente y trastorno afectivo bipolar. Este último es característico de aquellas personas que sufren episodios depresivos combinados con trastornos maníacos, con períodos de estado de ánimo normal entre ambos. Sin embargo, el tipo de depresión más común es la recurrente. Esta se caracteriza por episodios depresivos que se repiten en el tiempo, durante los que se sufre una pérdida de interés y de la capacidad de disfrutar, así como una estado de ánimo de tristeza profunda que en ocasiones provoca una pérdida de apetito así como problemas para dormir, entre otros síntomas.

Tratamiento para la depresión

El tratamiento para la depresión es efectivo

 

Como hemos mencionado, existe tratamiento para la depresión y, además, es eficaz. El psicólogo aplicará a cada paciente el tratamiento que crea adecuado en función del tipo y la gravedad del trastorno. No siempre es necesario el uso de fármacos, y lo más común es que se lleven a cabo diferentes técnicas de forma conjunta. En definitiva, el factor importante es recibir la ayuda que se necesita de manos de un profesional, que será el encargado de determinar qué tipo de problema padecemos y en qué grado. Es posible que a veces, cuando sufrimos la pérdida de un ser querido o nos enfrentamos a una ruptura amorosa, nos sintamos muy tristes, lo cual es completamente normal y creamos que tenemos depresión. En estos casos es bueno recurrir a la consulta de un psicólogo de pareja en Madrid para que nos proporcione la ayuda que necesitamos, aunque no se trate de depresión.

 

Si quieres saber más sobre el tratamiento para la depresión o crees que necesitas terapia para la depresión en Madrid, ponte en contacto con nosotros y resolveremos todas tus dudas.

Consúltanos sin compromiso

Aviso legal y la Política de Privacidad de la web.