Qué es Mindfulness

Qué es Mindfulness

Todos hemos escuchado hablar sobre el Mindfulness, sin embargo no todos sabemos bien de qué se trata esta práctica.

Habitualmente la actividad del día a día suele arrastrar hacia el ajetreo cotidiano, el estrés y las preocupaciones. Provocando que uno se quede adherido a todo ello y, sin darse cuenta, deja de prestar atención a otros momentos que también se viven a diario.

Nuestra cabeza tiende a llenarse de “ruido mental” que puede entorpecer nuestro desempeño, enganchándonos con más frecuencia de lo deseado en las cosas negativas que nos ocurren o sentimos, y en ocasiones, las aumenta.

Todo ello conlleva que dejemos de apreciar otras facetas de nuestra vida o situaciones que experimentamos en el momento presente, generándose la sensación de ser arrastrado y no poder hacer nada; interfiriendo para vivir con plenitud, o encontrar soluciones a los distintos problemas que afrontamos diariamente.

El Mindfulness es una gran herramienta que puede ayudarnos a manejar de forma más adecuada nuestras emociones, preocupaciones, ansiedades y miedos. En definitiva, permite incrementar el bienestar y vivir de forma más plena.

¿Qué es el Mindfulness?

Mindfulness es la práctica de la atención plena en el momento presente, con aceptación y sin juicio. Atención plena se refiere a desarrollar una atención intencional y darnos cuenta de cuándo nuestro foco de atención se ha alejado del presente, para ser capaces de volver a él. Es hacernos conscientes de todos los pensamientos, emociones y sensaciones que se producen en ese instante.

Momento presente

Todos sabemos lo que es, pero ¿vivimos en él o tendemos a evadirnos más de lo que quisiéramos? ¿Quién no ha estado pensando durante días en la discusión que tuvo en el pasado con alguien, impidiéndole vivir plenamente el presente?

¿ Alguna vez la preocupación por el rendimiento en un examen ha interferido en la concentración necesaria para el estudio y preparación del mismo? Las respuestas a estas preguntas son la prueba de las veces que nuestra mente se engancha en el pasado o se adelanta al futuro, sin beneficio para el presente.

Aceptación

La aceptación de todo lo que ocurre con toda su riqueza, incluido lo desagradable. Luchar contra lo que nos genera sufrimiento, provoca más sufrimiento. Aceptarlo, que no resignarse, es una manera de superarlo. La aceptación ayuda a tomar distancia, objetividad y forma parte de la resiliencia.

Sin juicio

No juzgar nuestras experiencias o tomar distancia de esos juicios con los que a veces nos identificamos en exceso y culpabilizamos, y hacen rígidas nuestras decisiones, alimentan los miedos, ansiedades, depresiones, y distorsionan nuestra experiencia del momento presente. El no juicio tiene que ver con fomentar el ser, experimentar y vivir ,y no tanto el hacer (o lo que se debe hacer según esos juicios).

En definitiva, la práctica de Mindfulness tiene como objetivo estar presente y consciente momento a momento. No solo para aumentar y mejorar la percepción externa de lo que ocurre a nuestro alrededor, sino también para hacernos conscientes de nuestra percepción interna, es decir, de en qué manera y cómo nos afectan nuestras experiencias mentales y aprender a acercarnos a ello de forma más serena.

Darnos cuenta de nuestras rumiaciones, ansiedades, bloqueos, emociones, obsesiones, juicios, etc que nos alejan del momento que vivimos y altera la manera en que lo percibimos. El instaurar un hábito Mindfulness en nuestra vida propicia beneficiosos cambios de comportamiento ante uno mismo, ante las relaciones con los demás y en la manera de afrontar las distintas situaciones cotidianas.

Cada vez hay más evidencias de cómo el Mindfulness mejora los estados ansiosos y depresivos, fortalecen la autoestima, regulan los problemas de atención, puede ser una valiosa herramienta en los trastornos obsesivos, ante las adicciones, ante las enfermedades y/o el dolor crónico, los miedos …

¿Cómo se aprenden habilidades Mindfulness?

Los programas de entrenamiento en Mindfulness se basan en ejercicios de meditación basados en la atención a la respiración y al cuerpo, apoyados en enseñanzas cuyo objetivo es identificar los mecanismos mentales de cada uno y aprender o mejorar la gestión emocional.

Como conclusión, sólo decir que el Mindfulness es aprender a cuidar nuestra mente, lograr que no nos invada el ruido mental, dominar y manejar de forma más adecuada el estrés y la ansiedad y darnos cuenta de los mecanismos mentales nocivos que nos atrapan y arrastran. Nos da la llave para elegir la respuesta y no reaccionar, devolviendo con ello el control sobre nuestros actos y pensamientos.

Deja un comentario

Cerrar menú
Cerrar panel