El campo de los tratamientos psicológicos se enfrenta aún hoy a un gran número de tabús que provocan el rechazo de algunas personas. Uno de los más extendidos es la falta de conocimiento sobre para qué sirve y cuándo recurrir a la psicología para niños. Como en muchas ocasiones se atribuye el hecho de acudir a la consulta del psicólogo con estar loco, suele pasarse por alto la posibilidad de que los más pequeños reciban la ayudan que necesitan para afrontar un amplio abanico de problemas para los que este campo de acción está diseñado. Nuestro psicoterapeuta infantil en Chamberí, por ejemplo, está capacitado para llevar a cabo terapias especialmente destinadas a niños.

 

Pero antes de nada, ¿para qué sirve la psicología para niños? Pues la respuesta es muy sencilla: para lograr el bienestar psicológico y emocional del niño. Aunque a veces pensemos que el psicólogo solamente está preparado para realizar, por ejemplo, terapia de pareja o para proporcionar tratamiento para la depresión, siendo estos dos muy comunes, lo cierto es que los más pequeños también se enfrentan a situaciones en las que necesitan la ayudan profesional que un psicólogo infantil puede darle. Pero, ¿cómo saber cuando llevar a nuestro hijo al terapeuta? Aunque existen una amplia variedad de situaciones en las que se recomienda este tipo de terapia, algunos de los casos más frecuentes son aquellos niños que tienen problemas de conducta, como rabietas e ira descontrolada, cuando sufran pesadillas recurrentes que les impidan descansar adecuadamente, cuando tengan hiperactividad o tengan un miedo intenso e irracional. Estos son solo algunos de los casos.

Psicología para niños

En Jade Psicología somos expertos en psicología para niños

 

La psicología para niños se caracteriza por tener numerosos beneficios, no solo para el niño, sino para el futuro adulto. Y es que determinados problemas pueden evitarse o controlarse de manera adecuada cuando se recurre a la consulta del psicólogo a tiempo, como realizar el test de Asperger para detectar a tiempo este síndrome. Gracias esta terapia, los pequeños pueden aprender a desarrollar las habilidades sociales necesarias para crear lazos afectivos y relacionarse de manera sana en sociedad, a mejorar su autoestima y a conocer diferentes herramientas para afrontar los problemas que se les presenten sin sentir frustración excesiva. O dicho de otro modo, la terapia infantil ayuda a los niños a mejorar su bienestar emocional y su vida, tanto presente como futura.

Consúltanos sin compromiso

Aviso legal y la Política de Privacidad de la web.