relax 20 Ago 2018

BY: Jade Psicología

Terapia Grupal

Comentarios:No hay comentarios

Cuando una persona se plantea ir a terapia, lo más habitual es que esté pensando en la terapia individual. Sin embargo, la terapia grupal puede llegar a ser incluso más efectiva para determinados problemas concretos, como es el caso de las adicciones. ¿Cuáles son sus principales ventajas y beneficios?

¿Qué es la terapia grupal?

La terapia de grupo consiste en reuniones entre varias personas que tienen problemas similares. Para las personas que tienen cualquier tipo de adicción, como alcohol o drogas, por ejemplo, es una opción muy efectiva.

La terapia en estos casos se centra en las interacciones que se producen entre las personas del grupo. Este se convierte en un espacio seguro en el que cada uno puede sacar los problemas de cada uno de los miembros a la luz y tratar de encontrar soluciones a los mismos.

Se trata de un método de trabajo dirigido por un profesional, para ayudar a estas personas a resolver sus conflictos y dotarlas de las herramientas más adecuadas que necesitan para conseguirlo. Esta forma de terapia ofrece una serie de beneficios que de forma individual no se darían.

Beneficios de la terapia grupal

  • Las personas dejan de sentirse solas: se trata de una terapia eficaz porque los miembros sienten que no están solos en su problema. Dejan de sentirse aislados y pueden compartir sus emociones y pensamientos sin tener miedo a las críticas. Esto hace que exista un alto nivel de cohesión en el grupo que lleva a lograr cumplir los objetivos de forma estable y a largo plazo.
  • Los compañeros se convierten en terapeutas: el terapeuta es el que dirige al grupo, pero cuando los compañeros hablan, los demás escuchan, dan su punto de vista, aconsejan, etc. Escuchar de primera mano las vivencias personales de otras personas, y que son similares a los que uno ha vivido, resulta muy beneficioso.
  • Garantía de confidencialidad: en una terapia grupal la confidencialidad y la escucha están garantizadas. Por eso, en este tipo de sesiones las personas pueden desahogarse y explicar cosas que no han contado a nadie, con la tranquilidad de que la información nunca saldrá de la sala. Se trata de una de las principales normas de una terapia en grupo, entre las que también se encuentran el compromiso de asistencia y respetar el turno de palabra.
  • Se crean fuertes lazos: muchas personas con adicciones se sentían aisladas antes de la terapia, y esta suele ayudar a fomentar un alto grado de compañerismo y a crear amistades con otros miembros del grupo.
  • Ayuda a sentirse comprendido y aceptado: cuando una persona comienza una terapia de grupo, se sentirá comprendido y aceptado por los demás, y va interiorizando la idea de que, “si mis compañeros han podido salir, yo también”.

 

 

Dentro de las terapias de grupo se dan unas dinámicas terapéuticas que no suelen conseguirse de forma individual. Por eso, conocer las opciones que existen en el caso de pensar en comenzar una terapia, puede hacer que sea mejor optar por la opción grupal en lugar de la individual y viceversa.

En muchas ocasiones no es fácil crear terapias de grupo, ya que la propia creación de los grupos puede resultar muy complicada. Hay que tener en cuenta que se necesitan entre 4 y 6 personas para crear un grupo beneficioso. Lo ideal, es acudir a una terapia grupal con personas que tengan un problema similar.

Aunque la terapia de grupo está indicada para cualquier tipo de patología, el sector de las adicciones como los grupos de terapia de alcohólicos anónimos o las drogadicciones, por ejemplo, son las terapias grupales más habituales.

Deja un comentario

Pide Información: 640 617 803