13 Ago 2018

BY: Jade Psicología

Servicios

Comentarios:No hay comentarios

Al hablar de ludopatía nos referimos a un tipo de trastorno que se caracteriza por una manifestación frecuente e incontrolada de una conducta hacia el juego que proporciona una sensación placentera a la persona. Esta conducta interfiere en todos los aspectos de la vida de esta persona: social, sentimental, laboral, etc. debido a los hábitos de vida que van asociados y que hacen especialmente hincapié en el ámbito económico.

Ludopatía: cuáles son sus síntomas

La persona que sufre ludopatía puede presentar varios de los siguientes síntomas a la vez, aunque no todos:

  • Creciente preocupación por conseguir dinero a partir del juego.
  • La cantidad de dinero que apuesta o el tiempo que le dedica al juego va aumentando.
  • Se genera un malestar como la ansiedad o la irritabilidad cuando no puede jugar o lo hace por poco tiempo, incluso cuando el juego acaba.
  • Aumenta el juego cuando se encuentra en circunstancias adversas a nivel psicológico o social.
  • No es capaz de dejar el juego a pesar de los problemas que este le pueda estar generando.

En la mayoría de las ocasiones esta adicción al juego se intenta ocultar a las personas que le rodean: familiares, amigos o compañeros de trabajo. Lo que también suele generar ansiedad, ya que va acompañada de una pérdida de dinero, por lo que en ocasiones piden préstamos a personas cercanas que luego no son capaces de devolver.

¿Cómo se puede tratar?

Tan pronto como la persona se dé cuenta de que tiene un problema de adicción al juego, es importante que acuda a un profesional. Una de las particularidades de la persona con ludopatía es esa necesidad de ocultar lo que le está sucediendo, por eso, en cuanto sea consciente de que necesita ayuda, es imprescindible acudir a un especialista.

 

Existen varios tipos de terapias que se pueden aplicar a los casos de ludopatía, siempre centrándose en las características del paciente, pero la más habitual es la conocida como terapia cognitiva-conductual. Con este tipo de terapia lo que se trabaja es conocer cuál ha sido el proceso que ha llevado al paciente a esa situación, es decir, qué es lo que ha dado lugar al problema y qué hace que se mantenga.

Un primer paso es reducir el hábito de jugar hasta llegar a eliminarlo. Esto se hará mediante técnicas y herramientas que serán diseñadas por un profesional. Técnicas de relajación o psicoeducación son algunas de las herramientas que se pueden utilizar para conseguir este objetivo.

El acompañamiento en todo el proceso por parte de un profesional es muy importante. La terapia se complementará con distintas técnicas de prevención para no volver a recaer, ya que en este tipo de patología el índice de recaída es bastante elevado, por eso contar con un psicólogo puede ser vital si se quiere salir de esa situación.

Es fundamental también que el grupo de cercanía del paciente, familia y amigos, sepa que se trata de una enfermedad, para que así puedan acompañarle durante todo el proceso. Entender su situación hará más llevadera la terapia.

Si piensas que alguien cercano o tú mismo puedes encontrarte en esa situación, no lo dudes, contacta con un profesional.

Deja un comentario

Pide Información: 640 617 803